Cuando rompen los juguetes o el arte de aprovechar cada etapa

jugar mamajuana banana

Cubos.jpg

 

En las primeras etapas de su vida lo/as bebés rara vez le dan a los objetos que les rodean el uso para el que están pensados. Y hay que reconocer que eso, a veces, nos inquieta un poco. Al principio se limitan a chuparlo, sí ¡se lo llevan a la boca! Y a nosotros/as que nos enseñaron que eso es “caca” nos cuesta contener el instinto de retirárselo inmediatamente, al no ser que sea un mordedor. Pero es que esa es la forma que tienen de conocer el mundo cuando su visión y su motricidad fina aún no está demasiado desarrolladas. Además esto es una forma buenísima de reforzar su sistema inmune. ¡Que, oye, luego el mordedor se le cae al suelo y si lo cogemos y lo soplamos superrápido aquí no ha pasado nada!

Después viene la fase del aporreo, la de lanzarlo por los aires, la de rasparlo a ver qué pasa, treparlo, arrastrarlo, volverlo a chupar, meterlo en el vaso de agua (w.c. o cualquier recipiente  con líquidos que haya a su alcance…)

En fin, que esto es un “noparar”. ¿O sí? La respuesta es un Sí enorme, llega un día en el que entienden cuál es su consistencia, si puede romperse, empiezan a encontrar diversos usos, podemos enseñarles a cuidar sus pertenencias y las de el resto, a darle el valor justo y necesario.

En mi caso llevé peor estas fases que la primera. Me ponía muy nerviosa ver a mi hija rompiendo un juguete o cualquier cosa que le hubiéramos dado para jugar. Yo que tanto había cuidado los míos, que hasta hace poco conservaba un sobre lleno de pegatinas que no había utilizado porque solo podía usarlas una vez… Y caí en la cuenta de lo que me había perdido. No disfruté esas pegatinas, ni las calcomanías tan molonas que atesoraba junto a ellas, ni tampoco el peinar a mis muñecas con tanta pasión como para encresparles el pelo. Así descubrí mi fobia a que rompiera las cosas. Ahora intento dejar que descubra sin que se haga daño y si hay algún juguete que no quiero que rompa directamente lo guardo para el futuro.

¿Sabéis? Relajarse y dejar que todo fluya es mucho más beneficioso. Hemos bajado la voz del verdadero instinto para implantar otras realidades que damos por buenas. A mi me resulta útil pensar el por qué de actitudes y emociones, escuchar esa voz interior de la que os hablo. Ni que decir tiene que una familia con un primer bebé tiene que hacer un máster intensivo para aprender a ignorar comentarios y miradas de desaprobación ajenas, la constante “opinología” que pronto hablará de límites y disciplina. Ahora, ella aprende a manipular objetos y yo aprendo tolerancia y aceptación y, ya de paso, me conozco un poco mejor a mí misma. Por otro lado, al dejar libertad de uso también se potencia la creatividad, esa gran olvidada de la que también podemos aprender.

Los límites no están reñidos con una crianza respetuosa de los ritmos de nuestras hijas e hijos. No podemos esperar de un bebé de un año que ojee un libro como si se tratara de un niño/a de cuatro años que entiende las consecuencias de rasgar las páginas. Vivir el momento, en el presente, es una habilidad que no solemos practicar mucho pero que la crianza nos ofrece la oportunidad de incorporarlo a nuestra vida cotidiana. Durante mi estancia en Chile, en un intercambio de la universidad, tuve la gran oportunidad de conocer de cerca el mindfulnes, una corriente que, si bien existe en el mundo oriental (el budismo) desde hace 2500 años, ha tenido una gran repercusión en la última década en la psicología. La práctica de la conciencia y atención plena permite a las personas vivir el aquí y el ahora. Para más información podéis leer este artículo académico. Además del ejemplo, que sabéis que es una de las formas más potentes de aprendizaje, cada vez hay más recursos para ponerlo en práctica en la infancia.

¿Y vostras/os cómo lleváis estas etapas? ¿Os gustaría que siguiéramos indagando en el mindfulness?

Escrito por

Detrás de MamaJuana Banana está Ester López-Turrillo, Psicóloga terapeuta experta en crianza, con una amplia formación en perspectiva de género y feminismo, y experiencia laboral en el mundo de la infancia. Pero sobre todo, sobre todo... soy mamá de dos niñas, que me aportan el mayor de mis aprendizajes, con las que crezco personalmente cada día. La crianza con apego es mi estilo de vida, todo un reto porque implica vivir despacio en los tiempos que corren, respetar el ritmo que mis hijas marcan adaptándolo a mis rutinas. ¿Os suena? La crianza de los/as hijos/as aunque preciosa, no es sencilla. Nos enfrentamos a retos continuos y situaciones que nos ponen a prueba, a diario, continuamente. Y como mamá (o papá) no nos encontramos siempre con los recursos necesarios para afrontarlos. Por eso, déjame ayudarte. Además, como acompañante a la maternidad, estaré contigo en cualquier momento del maravilloso proceso de crear vida: preconcepción, embarazo, parto, postparto. Siempre desde el respeto a tus propias decisiones, con confianza, comprensión, sin juicios. Mi misión es proporcionarte información; acompañarte en la búsqueda de la confianza en ti misma, de tu autoestima; trabajar la relación de pareja; hacer de tu proceso un momento brillante, para que lo vivas de manera consciente, aquí y ahora; trabajar los cambios que se producen en la  pareja y/o familia ¿Conoces Método NACES? También lo aplico. Es un método basado en el hypnobirthing que consiste en prepararte para dar a luz trabajando desde el inconsciente, de tal manera que cuando llegue el momento tu cerebro identifique que ya lo has experimentado y recuerde que tú, que tu cuerpo y tu esencia estáis preparados y sabéis hacerlo. Además de empoderarte para el parto también aumentará la complicidad con tu pareja o acompañante si así lo decides. Podemos hacer sesiones individuales presenciales u online, sesiones grupales e incluso el día del alumbramiento. Los cambios forman parte de mi vida, lo que me hace crecer continuamente. Actualmente me encuentro en Ciudad Real, donde podemos vernos en persona si te interesa. Pero siempre, siempre, siempre puedes contar conmigo a través de las redes. Así, desde la intimidad de tu casa, o a través del smartphone podemos contactar, resolver dudas, trabajar juntas/os, conectar. Bien por videoconferencia, a través del correo electrónico o incluso a través de una llamada de teléfono. Escríbeme a [email protected]

2 comentarios sobre “Cuando rompen los juguetes o el arte de aprovechar cada etapa

  1. Sí, es una tema que me apasiona! (El mindfunless)
    Yo leí, estando embarazada, una charla de Krishnamurti. En ella unos profesores le comentaban que odiaban el “ruido” escandaloso que hacían los niños en el patio y se quejaban de no poder más. Y él les decía que en lugar de cerrarse ante ese ruido, podrían recibirlo e indagar en por qué les molesta… Eso intento hacer yo cuando algo de mi hija me molesta, especialmente las conductas “naturales” (que a los 16 meses son.. ¡todas!)
    Genial artículo, un placer leerte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s