Culpa por la llegada de un nuevo hermano

culpa por la llegada de un nuevo hijo mamajuanabanana

La culpa aparece con cierta frecuencia a las madres y padres, parece que nunca nos va a abandonar del todo, y muchas de nosotras parecemos coincidir en las mismas razones. La falta de tiempo para los/as hijos/as, para la pareja o para una misma suele ser una de las que más aparecen.

El origen de la culpa en sí no es malo, la mueve la intención de mejorar, las ganas de dar lo mejor, sin embargo va cargada de connotaciones negativas en las que no tomamos iniciativa. Es mejor cambiarla por responsabilidad que se caracteriza por tener una actitud abierta para tomar cartas en el asunto y trabajar para cambiar aquello con lo que no estamos conformes. La culpa es pasiva mientras que la responsabilidad es activa.

Ya hace unos meses que tengo la culpa en el estómago, como una espinita pequeña que a penas percibo pero hace unos días me tocó trabajar con ella para convertirla en responsabilidad.

La culpa empezó cuando comencé a procesar que estaba embarazada: ¿Qué iba a pasar con mi hija mayor?

Cuando nazca la bebé ya no voy a tener tanto tiempo para ella, tendrá que compartir mi atención, mi disponibilidad, tendremos que adaptar los juegos, los horarios… Algo parecido a lo que pasó con mi compañero cuando ella nació con la diferencia de que él es una persona adulta que puede comprender la situación de otra forma.

Algunos comentarios de alrededor, de gente conocida y otra no tanto a la que le gusta opinar, tampoco ayudan. Imaginan el peor de los escenarios con una niña triste y “abandonada” por la llegada de una nueva hermana, con ataque de celos y pataletas. Otros, por su parte, son más gentiles y amables, que suelen venir de personas que están criando o que han compartido su infancia con más hermanos/as. En fin, que siendo la culpa la que me invadía me afectaban más los primeros que los bonitos.

culpa por la llegada de una nueva hermanita

Pero como no quería más culpa, decidí tomar una iniciativa y trabajar para cambiar mi foco de atención e iniciar las acciones necesarias para poder resolver las situaciones que van a ser inevitables, aceptar las que no se puedan cambiar y mantenerme abierta a la experiencia de las que surjan que no había podido prever.

Porque, ¿sabéis? En la vida nos encontramos con situaciones que no nos van a gustar, que no vamos a poder cambiar por mucho que nos empeñemos, nos pongamos tristes, nos enfademos, gritemos… La aceptación es parte del aprendizaje, ¿por qué elegir todos esos sentimientos y conductas negativas si al final no vamos a lograr cambiar nada?

Estoy agradecida por tener dos hijas sanas, que van a aprender a gestionar sus emociones acompañándose, al igual que lo vamos a hacer su papá y yo. Vamos a trabajar con los celos igual que lo hacemos con las rabietas, con la explosión de euforia justo antes de ir a dormir… Vamos a sacar tiempo y fuerzas, al igual que hago ahora con el embarazo aunque haya días que no pueda ni conectar mente y cuerpo, e igual que hace mi pareja cuando viene de trabajar 10 horas seguidas sin parar ni para almorzar. Vamos a involucrar a nuestra hija mayor en todo el proceso, ya lo hacemos, y continuaremos cuando tengan que compartir teta, cama, papá y mamá, cuando cambiemos pañales o llegue la hora del baño.

Porque el tiempo vuela y antes de que nos demos cuenta van a jugar juntas, solas, van a tener conversaciones megainteresantes que nos van a divertir y de las que sacaremos grandes lecciones, van a ser cada vez más autónomas y sobre todo se van a querer con ese amor tan especial de hermanas/os. Aunque se peleen porque, como decía antes, eso también es parte de la vida. Mi hija mayor va a comprender la situación tal y como lo hizo su padre, aunque a su manera. Y yo, yo decido vivir el aquí y el ahora.

Y desde aquí le pongo palabras a la despedida de mi culpa, que es una responsabilidad muy bienvenida.

¿Vosotras/os también tenéis que estar esquivando la culpa con frecuencia desde que sois madres o padres?

Escrito por

Detrás de MamaJuana Banana está Ester López-Turrillo, Psicóloga terapeuta experta en crianza, con una amplia formación en perspectiva de género y feminismo, y experiencia laboral en el mundo de la infancia. Pero sobre todo, sobre todo... soy mamá de dos niñas, que me aportan el mayor de mis aprendizajes, con las que crezco personalmente cada día. La crianza con apego es mi estilo de vida, todo un reto porque implica vivir despacio en los tiempos que corren, respetar el ritmo que mis hijas marcan adaptándolo a mis rutinas. ¿Os suena? La crianza de los/as hijos/as aunque preciosa, no es sencilla. Nos enfrentamos a retos continuos y situaciones que nos ponen a prueba, a diario, continuamente. Y como mamá (o papá) no nos encontramos siempre con los recursos necesarios para afrontarlos. Por eso, déjame ayudarte. Además, como acompañante a la maternidad, estaré contigo en cualquier momento del maravilloso proceso de crear vida: preconcepción, embarazo, parto, postparto. Siempre desde el respeto a tus propias decisiones, con confianza, comprensión, sin juicios. Mi misión es proporcionarte información; acompañarte en la búsqueda de la confianza en ti misma, de tu autoestima; trabajar la relación de pareja; hacer de tu proceso un momento brillante, para que lo vivas de manera consciente, aquí y ahora; trabajar los cambios que se producen en la  pareja y/o familia ¿Conoces Método NACES? También lo aplico. Es un método basado en el hypnobirthing que consiste en prepararte para dar a luz trabajando desde el inconsciente, de tal manera que cuando llegue el momento tu cerebro identifique que ya lo has experimentado y recuerde que tú, que tu cuerpo y tu esencia estáis preparados y sabéis hacerlo. Además de empoderarte para el parto también aumentará la complicidad con tu pareja o acompañante si así lo decides. Podemos hacer sesiones individuales presenciales u online, sesiones grupales e incluso el día del alumbramiento. Los cambios forman parte de mi vida, lo que me hace crecer continuamente. Actualmente me encuentro en Ciudad Real, donde podemos vernos en persona si te interesa. Pero siempre, siempre, siempre puedes contar conmigo a través de las redes. Así, desde la intimidad de tu casa, o a través del smartphone podemos contactar, resolver dudas, trabajar juntas/os, conectar. Bien por videoconferencia, a través del correo electrónico o incluso a través de una llamada de teléfono. Escríbeme a [email protected]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s