La ilusión de los niños

alimentar la ilusión de los niños

Si hay una emoción que relacionamos casi automáticamente con la infancia esa es la ilusión. Desde el mundo adulto solemos admirar esa capacidad de ilusión de lo/as niños/as. La observamos con detenimiento y en cierta forma, la anhelamos. Además, solemos asociar ilusión con inocencia, casi privándonos sin darnos cuenta de la posibilidad de disfrutarla.

En fechas concretas, como Navidad o cuando a los/as niños/as se les empiezan a caer los dientes, las familias con las que trabajo en la consulta de psicología aplicada a la (pa)maternidad en Málaga, me preguntan qué opino sobre la idea de incluir personajes ficticios en la vida de sus hijos/as. En esta ocasión, prefiero dejar que ellas mismas decidan qué es lo mejor. No obstante, les facilito información sobre la ilusión de los niños.

Existen seis emociones básicas universales en el ser humano, que el psicólogo Paul Ekman definió en 1972: alegría, tristeza, asco, ira y sorpresa. La ilusión, se encuentra en la esfera de la felicidad, pero es una emoción secundaria que se diferencia de esta y de otras como la esperanza, o como la satisfacción. En definitiva, se encontraría dentro de las emociones positivas, aunque todas, todas son adaptativas.

Podemos hablar de la ilusión como un pequeño motor, que nos impulsa a seguir hacia delante, que nos da esa chispa que el cuerpo necesita para vivir. La ilusión es la encargada de mover la alas de las mariposillas que nos alborotan la barriga. ¿O a caso el enamoramiento del principio de las relaciones no tiene un gran componente de ilusión?

Y es que, mientras tenemos metas, mientras existe la curiosidad, la ilusión sigue viva. A nivel cerebral, el hipotálamo es gran responsable de que surja esta emoción. Eduard Punset explica que allí encontramos el “circuito de la búsqueda” que se activa mientras existen expectativas, mientras anticipamos aquello que anhelamos. Él mismo determina: “la felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad”. Y, con permiso, yo remato:

mientras existe ilusión, la felicidad se hace más palpable

La ilusión de los niños es vívida, fácilmente identificable. Tienen todo un mundo por descubrir, una imaginación desbordante… Están empezando a entender cómo funciona la vida. Esto es, mantienen la curiosidad casi permanentemente, tienen expectativas de sorpresa y pocas cosas hay tan poderosas como disfrutar de cada uno de los pasos que te acercan a la meta.

¿Entiendes por qué algunos/as psicólogos/as insistimos tanto en la importancia de deleitarse con el aquí y el ahora? En eso, los niños/as son expertos/as.

¿Cómo alimentar la ilusión de los niños?

Ilusión viene del latín Ilusionis, que significa engaño. Pero no es un engaño de mentira. Es más bien la incertidumbre de que algo bonito puede pasar, el durante, la espera vivida de forma positiva.

En Navidad se habla mucho de ilusión. Asociamos esto a la llegada de Papá Noel, Los Reyes Magos, el Tió… pero, en mi opinión, tiene más que ver con todo el ambiente festivo. Las personas adultas también nos ilusionamos, festejamos, nos reunimos… Y los/as niños/as se nutren de nuestras emociones. ¿Sabéis? Los/as peques que saben que los regalos vienen de parte de sus seres queridos se ilusionan tanto como los que creen en los Reyes Magos.

Normalmente, quien defiende la opción de contarles que existen los Reyes Magos o cualquier personaje inventado como el Ratoncito Pérez, suelen mezclar ilusión con fantasía. La fantasía es inherente a la infancia, su mundo interior es asombroso, mágico, porque lo crean por sí mismos/as. Van tomando una pincelada de aquí, otra de allá… y ¡voilá! son capaces de crear cualquier escenario. Cuando trabajan con material no estructurado como los nins de la familia Grapat, juego simbólico puro, se observa perfectamente.

Por lo tanto, ilusión y fantasía, no son indivisibles. Y, aunque los/as niños/as sepan que dichos personajes son ficticios, no se está atentando contra su fantasía.

Fomentar la ilusión en lo/as niños/as es también reforzar su inteligencia emocional. Es una forma de “prevención” o “educación para el optimismo”. La ilusión nos protege porque nos impulsa a conseguir nuestras metas.

Alimenta la ilusión de los/as niños/as ilusionándote. El modelado, o aprendizaje por observación, es una de las fuentes de aprendizaje más importantes para los niños.

Alimenta la ilusión de los/as niños/as conociendo qué les gusta y ofreciéndoles la oportunidad de disfrutarlo.

Alimenta la ilusión de los/as niños/as enseñándoles a valorar lo que tienen. Ofrecerles muchos regalos, por ejemplo, puede ser contraproducente.

Alimenta la ilusión de los/as niños/as acompañándoles a vivir experiencias. Pequeños (o grandes) viajes, excursiones, paseos, juegos…

Alimenta la ilusión de los/as niños/as entregándoles responsabilidades acordes con su desarrollo. Las tareas cotidianas, vida práctica lo llaman en Montessori, son oportunidades ideales a su alcance. Además, indirectamente, les enseñamos a valorar las tareas de cuidado que tan menospreciadas están en la actualidad.

Alimenta la ilusión de los/as niños/as todas las épocas del año.

Alimenta la ilusión de los niños/as motivándoles, recordándoles ese proyecto, fecha o momento especial que está por llegar.

Alimenta la ilusión de los/as niños/as evitando que su felicidad dependa del resultado de sus actos, evitando etiquetas, acompañando su frustración. Valorando el proceso en lugar de poner el foco en el resultado.

¿Cómo cultivamos la ilusión las mamás, papás, cuidadores/as…?

Como ya comentaba, al vincular esta emoción con la infancia, automáticamente nos privamos de ella. Pero quien sabe vivir con ilusión se asegura una vida más plena, por lo menos subjetivamente.

La autoestima está estrechamente unida a la ilusión. Así, sentir confianza en uno/a mismo/a nos empuja a vivir el transcurso a nuestras metas con más entusiasmo y esperanza. Es importante saber quererse y aceptarse, alimentar el amor propio para hacerse más resiliente a los imprevistos de la vida. Tenemos suficiente con ellos, ¿verdad?, ¿por qué entonces insistimos en boicotearnos a nosotro/as mismos/as?

Tener metas también es un buen abono para la ilusión. Metas alcanzables, que nos impulsen a movernos. Y, tan importante como tenerlas es saber desistir cuando ya no nos ilusionan. El mundo es cambiante. Cambiar y adaptarnos ha hecho a los seres humanos estar dónde estamos. No temas cambiar de opinión.

Emocionarse, sentir gratitud, son conductas que contribuirán a tu ilusión.

Tener presente las tareas que realizas en tu día a día y saber identificar cuáles de ellas (si es que hay alguna) coinciden con tus proyectos, tus metas, es una buena tarea para valorar lo presente que está la ilusión en tu cotidianidad.

Las madres, que solemos ser las responsables de los cuidados, renunciamos a nuestras carreras profesionales en un porcentaje mucho mayor que los padres. De hecho, según la Fundación Yo no renuncio, del Club de Malasmadres, más de la mitad de mujeres de 21 años piensan que deben renunciar a sus carreras cuando tengan hijos/as, frente al 11% de los hombres de la misma edad. Las leyes no acompañan y nos vemos en la obligación de tener que elegir.

Yo misma decidí quedarme con mis hijas mientras iba retomando progresivamente mi profesión de psicóloga aplicada a la maternidad en Málaga. Esta decisión es muy dolorosa en algunos casos, e injusta en todos. La ilusión es un buen termómetro para replantearte tu situación. Aunque no pierdas de vista que puedes incentivar la ilusión haciendo pequeños cambios en tu rutina. Si necesitas ayuda, cuenta conmigo: [email protected]

Recuerda tomar como ejemplo de vida la ilusión de los/as niños/as , recuerda cultivar la tuya y la propia, recuerda que es positivo retroalimentaros entre la familia.

Escrito por

Detrás de MamaJuana Banana está Ester López-Turrillo, Psicóloga terapeuta experta en crianza, con una amplia formación en perspectiva de género y feminismo, y experiencia laboral en el mundo de la infancia. Pero sobre todo, sobre todo... soy mamá de dos niñas, que me aportan el mayor de mis aprendizajes, con las que crezco personalmente cada día. La crianza con apego es mi estilo de vida, todo un reto porque implica vivir despacio en los tiempos que corren, respetar el ritmo que mis hijas marcan adaptándolo a mis rutinas. ¿Os suena? La crianza de los/as hijos/as aunque preciosa, no es sencilla. Nos enfrentamos a retos continuos y situaciones que nos ponen a prueba, a diario, continuamente. Y como mamá (o papá) no nos encontramos siempre con los recursos necesarios para afrontarlos. Por eso, déjame ayudarte. Además, como acompañante a la maternidad, estaré contigo en cualquier momento del maravilloso proceso de crear vida: preconcepción, embarazo, parto, postparto. Siempre desde el respeto a tus propias decisiones, con confianza, comprensión, sin juicios. Mi misión es proporcionarte información; acompañarte en la búsqueda de la confianza en ti misma, de tu autoestima; trabajar la relación de pareja; hacer de tu proceso un momento brillante, para que lo vivas de manera consciente, aquí y ahora; trabajar los cambios que se producen en la  pareja y/o familia ¿Conoces Método NACES? También lo aplico. Es un método basado en el hypnobirthing que consiste en prepararte para dar a luz trabajando desde el inconsciente, de tal manera que cuando llegue el momento tu cerebro identifique que ya lo has experimentado y recuerde que tú, que tu cuerpo y tu esencia estáis preparados y sabéis hacerlo. Además de empoderarte para el parto también aumentará la complicidad con tu pareja o acompañante si así lo decides. Podemos hacer sesiones individuales presenciales u online, sesiones grupales e incluso el día del alumbramiento. Los cambios forman parte de mi vida, lo que me hace crecer continuamente. Actualmente me encuentro en Ciudad Real, donde podemos vernos en persona si te interesa. Pero siempre, siempre, siempre puedes contar conmigo a través de las redes. Así, desde la intimidad de tu casa, o a través del smartphone podemos contactar, resolver dudas, trabajar juntas/os, conectar. Bien por videoconferencia, a través del correo electrónico o incluso a través de una llamada de teléfono. Escríbeme a [email protected]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s