Comunicar con asertividad a familiares y amigos que no quieres recibir visitas en el hospital

Saber comunicar nuestros deseos a familiares y amigos/as sobre el parto y las visitas con asertividad me parece fundamental puesto que es una de las principales preocupaciones que surgen en la pareja o en la embarazada.

Conforme se acerca la fecha del parto van surgiendo miedos e inseguridades y desapareciendo otros que habían estado presentes durante el embarazo. El tema de las visitas y el acompañamiento en el hospital y/o en casa es uno de esos que se van acentuando.

El parto y las horas (días posteriores) son un acontecimiento íntimo que debería experimentarse en un ambiente de seguridad, de serenidad y calma, con los cinco sentido centrados en ese hecho y en el/la bebé. De hecho, en condiciones de buena salud una mujer debería saber alumbrar sola. Claro que es algo que desaconsejo ya que vivimos algo desconectadas de nuestro instinto, el conocimiento que se nos ha transmitido sobre ese momento es sesgado y además existen estupendas/os profesionales de la salud que deberían poder proporcionarnos un parto respetado.

asertividad visitas hospital mamajuanabanana

Sin embargo, en la actualidad muchas personas viven los nacimientos como un acto social, algo también muy respetable. El problema surge cuando los deseos de la embarazada y la pareja no coinciden con las expectativas de familia y amistades. Este es tu caso si:

  • Quieres parir sola, o con tu pareja acompañándote, y no quieres recibir visitas en el hospital ni en los días posteriores.
  • Quieres parir sola, o con tu pareja acompañándote, y la única visita que quieres es la de tu madre u otra persona de confianza para que cuide de tu otro/a hijo/a.
  • Quieres parir absolutamente sola, que tu pareja cuide de tu otro/a hijo/a y no recibir visitas.
  • No quieres recibir visitas la visita de tus suegros, que viven en otra ciudad, y pretenden instalarse en tu casa un montón de días.
  • Hay cierta persona a la que aprecias pero sabes que te vas a sentir invadida o abrumada por sus consejos y actitudes.

Tras el parto la mujer se encuentra agotada y con los niveles hormonales desnivelados con respecto a la normalidad aunque se ajustan totalmente a la situación. Me explico mejor: ante un acontecimiento estresante en otro momento reaccionaríamos de forma distinta, pero con el cansancio, las emociones a flor de piel, y la atención focalizada en su totalidad en el/la bebé la sensación de invasión para la mamá podría ser muy desagradable (también para la pareja).

Asimismo el/la recién nacido/a se está adaptando a un nuevo medio, está utilizando algunos sus sentidos por primera vez fuera del útero materno y podría presentar problemas a la hora de establecer la lactancia.

Cómo comunicarle tu (vuestra) decisión a familiares y amistades

¿Tienes miedo de la reacción de familia y amigos/as? La clave está en la asertividad, que es la estrategia para poder comunicar tus sentimientos, peticiones, opiniones y derechos de forma directa, sin herir ni sentirse herido, con sinceridad y claridad.

La asertividad tiene su base en la autoestima, y si aprendes a aplicarla y la extiendes a todas las esferas de tu vida notarás una tremenda satisfacción cuando tengas que expresarte. No te garantiza la victoria en una discusión, pero sí tendrás la sensación de haber expuesto tus opiniones y sentimientos de forma respetuosa, no te quedarás con esa “espinita” que a veces cuesta tanto olvidar.


Busca el momento apropiado para hablar pero fíjalo de antemano porque es posible que nunca lo encuentres y vayas retardándolo haciendo crecer tu preocupación y magnificando el problema. También puedes avisar antes que quieres hablar de un tema importante para ti (y tu pareja).


Antes de hablar, formúlate el problema con detalle a ti misma: Qué quieres, cuándo, cómo te sientes, cómo te sentirías si…, lo que te gustaría. Así podrás expresarte con exactitud y contestar a posibles preguntas o comentarios con seguridad.


No ataques, ni te sientas atacado, si contestas a la defensiva vas a obtener una respuesta desagradable, y corres el riesgo de entrar en el intercambio de reproches.


El lenguaje no verbal también es importante para comunicarse correctamente:

  • Mirar directamente a los ojos pero sin intimidar, desvía la mirada de vez en cuando para evitarlo.
  • Colócate en una posición cómoda, con las manos a la vista, sin cruzarte de brazos y piernas.
  • Procura hablar fluidamente, sin exceso de muletillas y sin titubeos. Cuanto mejor hayas formulado el problema, como te recomendaba antes, y más hayas practicado más seguro te mostrarás.
  • Usa un tono de voz adecuado, ni muy alto ni muy bajo. Tampoco sueltes “de carrerilla” todo el discurso, habla pausado para que puedan entenderte

 

Recuerda que es posible que no obtengas la respuesta que te gustaría encontrar. Sin embargo tu intención no es mala, lo has comunicado con respeto. Siempre te sentirás con la satisfacción de haberte expresado adecuadamente sin herir a quien te escucha y sin ceder a peticiones que sabes te van a incomodar en un momento decisivo.

Vamos a ver algunos ejemplos

  • El momento del parto es muy importante para mí. Necesito estar a solas con mi bebé y mi pareja. Si tú (vosotros) vinieras al hospital creo que tendría que estar pendiente de ti y tú también querrías atender al bebé. Me sentiría bastante invadida e incomoda. Por ese motivo quiero que esperes a que te avise para venir a casa a vernos o quizá podríamos ir nosotros a la tuya cuando nos hayamos adaptado a la nueva situación.
  • Sabes que tenemos una relación especial y te aprecio, pero también sabes que en ocasiones chocamos, yo creo que cuando llegue el momento del parto y nazca el/la bebé voy a estar susceptible y me voy a sentir insegura si nos visitas. Me gustaría que esperaras hasta que te avise de que nos hemos adaptado a la nueva situación para presentarte a nuestro/a hijo/a.
  • Los primeros días tras el parto y el parto son momentos muy especiales para nosotros, y va a venir X para acompañar a el/la hermano/a mayor porque sabemos que se van a sentir cómodos ellos y nosotros. Creo que si vosotros también vinierais viviríamos la situación de una forma más estresante para todos y me sentiría muy frustrada. Por eso pienso que sería mejor que esperarais a que os avisáramos para venir a pasar unos días.
  • El parto es algo muy especial y natural para mí, siento confianza en mí misma para poder hacerlo sola mientras mi pareja cuida de nuestro/a otro/a hijo/a. Creo que si vinieras a acompañarme me pondría nerviosa y eso hace que me sienta insegura. Por lo tanto me gustaría que respetaras mi decisión de afrontar el parto yo sola.
  • Disculpadme si en los días posteriores al parto no estoy disponible en el teléfono y las redes sociales, intentaré haceros llegar cómo nos encontramos. Creo que puedo hacer que te sientas ofendido/a si no te contesto a los mensajes pero en ese momento voy a tener otras prioridades. No quiero hacerte sentir mal ni que te enfades, por eso te aviso de antemano.

Si en este caso la negociación no tiene cabida y la decisión está más que tomada y meditada no des lugar a la discusión. Puedes utilizar la técnica del disco rallado: repetir una y otra vez tu postura, con serenidad, sin provocar ni caer en provocaciones.

 

Si te encuentras en esa situación en este mismo instante y lo estás leyendo ahora mismo

Puedes comunicarlo o pedirle a tu pareja que lo comunique de la siguiente manera:

  • Han sido unas horas muy agotadoras y estamos viviendo unos momentos muy intensos. Pensamos que es mejor que nos dejéis a solas con el/la bebé porque nos estamos sintiendo agobiados, estresados y cansados, además nuestro/a hijo/a no para de llorar. Creo que es mejor que dejemos las visitas para otro momento, nosotros os avisaremos. Os agradecemos de todo corazón que hayáis venido pero nos vamos a arreglar mejor sin nadie alrededor.
  • X es una mamá estupenda y creo que está recibiendo exceso de información. Estamos todos cansados y queremos quedarnos a solas. Nos estamos sintiendo abrumados y creo que somos los únicos que debemos atender al bebé en estos instantes. Agradecemos tu intención pero sería mejor que dejaras al bebé en nuestras manos y los consejos para cuando los pidamos.

 

¿Y si me arrepiento y quiero que vengan?

También puede suceder que después de haber tomado una decisión y comunicarla a familiares y amigos cambies de idea cuando llegue el momento. No te agobies, rectificar es de sabios/as. Con la misma estrategia cuéntales qué ha pasado, lo que piensas, cómo te sientes y propón una decisión.

  • Ahora que me veo en la situación he cambiado de idea. Pienso que sería mejor si nos acompañáis, me sentiría más arropada. Os pido disculpas por cambiar de idea, me gustaría que vinierais cuando os sea posible.

 

Para los familiares y amigos/as

Para finalizar me gustaría aclarar que sé que todas esas personas que quieren ir a visitar al hospital y a casa lo hacen desde la mejor de las intenciones y con todo el cariño del mundo. Lo que acabo de escribir aquí no tiene por qué ocurrirle a todas las parejas pero ante la duda ¿por qué no preguntar antes de visitar? Y no olvidéis estos consejos para visitar un/a recién nacido/a.

diapositiva1

P.D. Aunque por su puesto la prioridad aquí son la mamá y el/la bebé, la pareja es una pieza fundamental si es que existe. Por favor: parejas, mamás que no tienen pareja, mamá y mamá, partos de más de un/a bebé, respeto todas la opciones y me gustaría que se sientan incluidas.

¿Cómo os sentisteis en vuestro caso? ¿Os gustaría que pusiera ejemplo de otra situación?

¡Compártelo!

Categorías: Blog

5Pingbacks & Trackbacks en Comunicar con asertividad a familiares y amigos que no quieres recibir visitas en el hospital

  1. […] este caso podemos hacer uso de las estrategias de asertividad que os contaba […]

  2. […] ideal sería mantener una comunicación asertiva, que como ya explicaba en este post sobre comunicar a familiares y amigos que no quieres visitas en el hospital, es […]

  3. […] El papá solía pasar mucho tiempo fuera y ¡ni hablar de permiso de paternidad! Con el paso de los años, los cambios en el estilo de vida, y dependiendo qué familias esto ha ido cambiando. Ahora tendemos a ser más individualistas e incluso se ha perdido el objetivo de las visitas que era el de proporcionar tiempo a la mamá para estar con su cachorro/a. Por eso muchas familias prefieren estar en soledad los primeros días y deciden comunicar a sus familiares y amigos que no quieren visitas. […]

  4. […] –Ahórrate opiniones innecesarias. Y si crees que es muy importante decirle algo: ten tacto, ten empatía y asertividad. […]

  5. […] límites. La comunicación asertiva, de la que ya hablé para dar herramientas cuando quieres comunicar que no quieres visitas en el hospital, es una buena estrategia que junto en la confianza en ti misma serán tus grandes aliadas. Fuera […]

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *