Mi hijo se distrae, no presta atención.

Hace poco una mamá preocupada me consultaba qué podía hacer con su hijo que se distrae con mucha facilidad. Acababa de hablar con la tutora y ambas coincidían que le cuesta mantener la atención en clase y también en casa. Solamente atendía aquello que le interesaba.

¿Cuántas de vosotras habéis escuchado aquello de “es muy capaz pero no le pone atención” o “no le pone interés”? Yo, como psicóloga experta en crianza y pa/maternidad me encuentro con ella muy a menudo.

Esta última expresión es muy reveladora porque ¿son ellos quienes deben “poner atención” o nosotros quienes debemos hacerlo interesante? Convengamos que ambas partes debemos poner de nuestra colaboración, pero no nos engañemos, los adultos somos nosotros.

En cualquier caso estoy hablando de niños y niñas de primaria que notan un gran cambio cuando pasan de preescolar a primaria, a una estructura distinta en la que tienen nuevas exigencias, retos y objetivos que deben alcanzar de forma distinta, con una organización del aula diferente y un sistema de evaluación generalmente basado en recompensas y castigos (puntos positivos y negativos).

Debemos tener en cuenta también las diferencias en el desarrollo evolutivo de la infancia de un/a niño/a a otro/a. Por ejemplo, mi hija con dos años y unos meses aunque entiende y balbucea no mantiene una conversación mientras que hay niños/as que con la misma edad sí lo hacen. Cada cual somos diferentes y tenemos nuestras potencialidades. A los/as peques les ocurre lo mismo.

También la edad de escolarización influye. En España el curso escolar comienza en septiembre. Para los/as niños/as, sobre todo a tan corta edad, unos pocos meses de desarrollo se notan. ¿Podemos pedirle que a finales de curso lea igual de fluido un/a niño/a que ha nacido en Enero que otro/a que ha nacido en diciembre del mismo año?

Asimismo es a los seis o siete años cuando empezamos a controlar los impulsos. Fijaos en lo que ya comentaba: hay doce meses de diferencia porque se tienen en cuenta las diferencias individuales en el desarrollo.

Respetar los ritmos del desarrollo madurativo es respetar la infancia.

jugar mamajuana banana

Déficit de Atención e Hiperactividad 

Con todo este panorama el diagnóstico de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) abunda. Personalmente me siento muy reticente a hacerlo, creo que se necesita un/a buen profesional para detectarlo correctamente porque los síntomas que se consideran pueden confundirse fácilmente con conductas típicas de la infancia.

El DSM-5, es el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders)   de la Asociación Americana de psiquiatría (American Psychiatric Association, APA) que es el más usado en Psicología como referencia,  establece los criterios diagnósticos del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) de la siguiente manera:

A. Patrón persistente de inatención que interfiere con el funcionamiento o desarrollo que se caracteriza por:

Inatención

Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales:

NOTA: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para comprender las tareas o instrucciones. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de 5 síntomas.

  1. Con frecuencia falla en prestar la debida atención a los detalles o por descuido se cometen errores en las tareas escolares, en el trabajo o durante otras actividades (por ejemplo, se pasan por alto o se pierden detalles, el trabajo no se lleva a cabo con precisión).
  2. Con frecuencia tiene dificultades para mantener la atención en tareas o actividades recreativas (por ejemplo, tiene dificultad para mantener la atención en clases, conversaciones o lectura prolongada).
  3. Con frecuencia parece no escuchar cuando se le habla directamente (por ejemplo, parece tener la mente en otras cosas, incluso en ausencia de cualquier distracción aparente).
  4. Con frecuencia no sigue las instrucciones y no termina las tareas escolares, los quehaceres o los deberes laborales (por ejemplo, inicia tareas pero se distrae rápidamente y se evade con facilidad).
  5. Con frecuencia tiene dificultad para organizar tareas y actividades (por ejemplo, dificultad para gestionar tareas secuenciales; dificultad para poner los materiales y pertenencias en orden; descuido y desorganización en el trabajo; mala gestión del tiempo; no cumple los plazos).
  6. Con frecuencia evita, le disgusta o se muestra poco entusiasta en iniciar tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (por ejemplo tareas escolares o quehaceres domésticos; en adolescentes mayores y adultos, preparación de informes, completar formularios, revisar artículos largos).
  7. Con frecuencia pierde cosas necesarias para tareas o actividades (por ejemplo, materiales escolares, lápices, libros, instrumentos, billetero, llaves, papeles de trabajo, gafas, móvil).
  8. Con frecuencia se distrae con facilidad por estímulos externos (para adolescentes mayores y adultos, puede incluir pensamientos no relacionados).
  9. Con frecuencia olvida las actividades cotidianas (por ejemplo, hacer las tareas, hacer las diligencias; en adolescentes mayores y adultos, devolver las llamadas, pagar las facturas, acudir a las citas).

B. Algunos síntomas de inatención  estaban presentes antes de los 12 años.

C. Varios síntomas de inatención están presentes en 2 ó más contextos (por ejemplo, en casa, en el colegio o el trabajo; con los amigos o familiares; en otras actividades).

D. Existen pruebas claras de que los síntomas interfieren con el funcionamiento social, académico o laboral, o reducen la calidad de los mismos.

E. Los síntomas no se producen exclusivamente durante el curso de la esquizofrenia o de otro trastorno psicótico y no se explican mejor por otro trastorno mental (por ejemplo, trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo, trastorno de la personalidad, intoxicación o abstinencia de sustancias).

Yo solo os he transcrito los síntomas de la “inatención” que deben presentarse durante al menos 6 meses, pero faltarían los de hiperactividad (por ejemplo, habla en exceso, le cuesta mantenerse quieto…) y los de impulsividad (por ejemplo, interrumpe, es impaciente…).

Como os decía, si no los evaluamos en su contexto y adecuadamente podríamos diagnosticar a toda la infancia con déficit de atención e hiperactividad.

El “descubridor” de dicho trastorno, Leon Eisenberg, afirmó unos meses antes de morir que era una enfermedad ficticia. El impulso de su teoría surgió en los años 60 y consiguió que calara en la sociedad la idea de que el TDAH tiene causas genéticas, de esta forma los padres no se sentirían responsables y sería más fácil prescribir medicinas. También añadió que la labor de los/as psiquiatras debería ser identificar los problemas psicosociales que podrían causar las conductas poco adaptativas. No perdamos de vista el gran negocio que las farmacéuticas tienen, sobre todo en Estados Unidos donde se medica entre el 50% y el 75% de los/as niños/as que se diagnostican.

¿Quéreis saber cómo termina la consulta de la mamá que me contaba que su hijo se distrae en clase?

Mi respuesta fue: “Enhorabuena, tu hijo no se adapta al sistema”. Él es un niño muy activo y con mucha curiosidad. Por supuesto tiene temas concretos que le apasionan, igual que el resto de las personas sobre la faz de la Tierra pero es muy difícil mantener la atención cuando hay otros 25 ó 30 niños y niñas en clase, el aula está dispuesta de manera tradicional y tiene que estar sentado una hora entera escuchando a un/a maestro/a impartiendo una clase magistral.

Curiosamente ese niño adora las extraescolares de inglés, dónde aprende de manera interactiva a través del juego y en las que avanza en su aprendizaje pero la asignatura que peor lleva en el colegio es esa misma.

La consulta no era simplemente por la falta de atención del niño, sino porque empezaba a afectarle a nivel anímico. Y ahí es dónde creo que hay que trabajar: con las emociones (sí, ya está aquí otra vez la pesada de las emociones). Pero si los/as profesionales (psicología, pedagogía y docencia) enfocamos todas nuestras intervenciones en sistemas de recompensas y castigos lo que vamos a lograr es crear personas que necesiten continuamente la aprobación de los demás. Debemos buscar la motivación en otra parte.

Necesitamos un cambio de paradigma, y me consta que en muchas escuelas públicas hay docentes trabajando activamente en ello (La clase de Elena, Think for Kids, La casa del caracol… ). Y últimamente están surgiendo espacios educativos que hacen uso de pedagogías alternativas como Montessori, Waldorf, Pikler Lóczky…

Necesitamos entender qué les gusta, qué les motiva e implementarlo en clase, hacerles partícipes de lo que van a aprender, utilizar todos sus sentidos para que se impregnen de todo aquello que queremos enseñarles, estar abiertos a aprender de ellos/as de igual a igual. ¿Qué mejor forma que la propia experiencia para conseguir un aprendizaje realmente significativo?

Si creamos aulas en movimiento ya no habrá más quejas por niños/as que se mueven constantemente.


Si quieres ser la primera en enterarte de las novedades y beneficiarte de descuentos y regalos en exclusiva apúntate aquí abajo. Prometo no spamear.

Escrito por

Detrás de MamaJuana Banana está Ester López-Turrillo, Psicóloga terapeuta experta en crianza, con una amplia formación en perspectiva de género y feminismo, y experiencia laboral en el mundo de la infancia. Pero sobre todo, sobre todo... soy mamá de dos niñas, que me aportan el mayor de mis aprendizajes, con las que crezco personalmente cada día. La crianza con apego es mi estilo de vida, todo un reto porque implica vivir despacio en los tiempos que corren, respetar el ritmo que mis hijas marcan adaptándolo a mis rutinas. ¿Os suena? La crianza de los/as hijos/as aunque preciosa, no es sencilla. Nos enfrentamos a retos continuos y situaciones que nos ponen a prueba, a diario, continuamente. Y como mamá (o papá) no nos encontramos siempre con los recursos necesarios para afrontarlos. Por eso, déjame ayudarte. Además, como acompañante a la maternidad, estaré contigo en cualquier momento del maravilloso proceso de crear vida: preconcepción, embarazo, parto, postparto. Siempre desde el respeto a tus propias decisiones, con confianza, comprensión, sin juicios. Mi misión es proporcionarte información; acompañarte en la búsqueda de la confianza en ti misma, de tu autoestima; trabajar la relación de pareja; hacer de tu proceso un momento brillante, para que lo vivas de manera consciente, aquí y ahora; trabajar los cambios que se producen en la  pareja y/o familia ¿Conoces Método NACES? También lo aplico. Es un método basado en el hypnobirthing que consiste en prepararte para dar a luz trabajando desde el inconsciente, de tal manera que cuando llegue el momento tu cerebro identifique que ya lo has experimentado y recuerde que tú, que tu cuerpo y tu esencia estáis preparados y sabéis hacerlo. Además de empoderarte para el parto también aumentará la complicidad con tu pareja o acompañante si así lo decides. Podemos hacer sesiones individuales presenciales u online, sesiones grupales e incluso el día del alumbramiento. Los cambios forman parte de mi vida, lo que me hace crecer continuamente. Actualmente me encuentro en Ciudad Real, donde podemos vernos en persona si te interesa. Pero siempre, siempre, siempre puedes contar conmigo a través de las redes. Así, desde la intimidad de tu casa, o a través del smartphone podemos contactar, resolver dudas, trabajar juntas/os, conectar. Bien por videoconferencia, a través del correo electrónico o incluso a través de una llamada de teléfono. Escríbeme a [email protected]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s