Mi bebé llora mucho para dormir

La “hora bruja” en lactancia o el también llamado “siroco” es ese momento de la tarde, tarde/noche en la que los bebés recién nacidos hasta los tres meses más o menos, comienzan a estar irritables, llorones, inquietos… parece que nada les consuela, ni la tan preciada teta. Cuando se les ofrece el pecho se agarran, pero dan tirones, lo sueltan, se vuelven a prender, de vuelta lo sueltan… Y así mientras que gritan, patalean, se retuercen…

“Mi bebé de dos meses llora a la hora de dormir. Lo he probado todo y se duerme después de llorar más de una hora, agotado. Yo me desespero. No sé qué hacer”. Así comenzaba la consulta de una mamá el otro día en la sesión de consulta online sobre crianza que realizamos.

Hay quien informa que sucede en mitad de la tarde y quien refiere que es al anochecer, cuando llega la hora de dormir (a partir de las 8:00 ó las 9:00).

DSC_0110

¿Qué les ocurre?

Lo que pasa es que para un recién nacido el mundo extrauterino es totalmente nuevo. Imaginaos lo a gustito que estaban dentro de la panza, escuchando el corazón de mamá, su digestión, el torrente sanguíneo, los sonidos del exterior muy, muy, pero muy amortiguados; la temperatura siempre constante; aún no usaban sus pulmones; los sabores eran percibidos de otra forma; el medio era líquido; en oscuridad con cambios leves de iluminación.

Imaginad ahora el cambio brutal al salir al medio extrauterino, percibiendo constantes sensaciones térmicas, cambios de iluminación más acentuados, sonidos y ruidos (el corazón de mamá ya no se escucha siempre), sus pulmones en pleno funcionamiento, el sabor/consistencia de la teta en transformación desde el inicio de la toma hasta que terminan…

Todo esto es una aventura para ellos, que tienen que procesar e incorporar en sus cerebros, aún en proceso de maduración. Es una ardua tarea que les agota. ¿No os ha pasado nunca que habéis llegado a la noche tan, tan cansadas que la irritabilidad y la ira se han apoderado de vosotras? Pues exactamente eso es lo que les pasa a los bebés.

DSC_0114

¿Cuáles son las consecuencias?

Las consecuencias de la hora bruja es el serio peligro que corre la lactancia materna. Porque, oye, nadie se salva de los comentarios y consejitos varios que cualquiera se permite hacer sobre la alimentación de tu bebé. Y tú te quedas pensando “¿y si me leche no le alimenta?”, “¿y si se queda con hambre?”, “¿no tendré suficiente leche?”, “¿le pasa algo a mi teta?”, “¿y si pruebo a darle un biberón de fórmula?”. Y, justamente ahí, amiga, es donde las dudas te llevan a darle un biberón, que les llena la panza tanto, tanto, tanto, tanto, tanto… que se quedan “amodorrados” (como dicen en mi pueblo). Y, voilá:

+biberones – tomas de teta=

disminución de la producción + pérdida del reflejo de succión (es que del bibe sale sin hacer tanto esfuerzo y los movimientos de la lengua son distintos).

Suele cesar a los tres meses, en los que aparece la crisis del crecimiento del tercer mes, en el que el reflejo de eyección se retrasa más que antes. Es decir, la leche no sale a borbotones de la teta con tanta facilidad como antes cuando el bebé se prende al pecho. Paciencia, en este post de alba lactancia explican cada crisis con más detalle.

¿Y qué puedo hacer?

Lo primero de todo: confía en ti, confía en tu bebé, confía en vuestro instinto, confía en el poder de tu teta, confía en los beneficios de la leche materna.

Lo segundo: aprende a poner filtro a los comentarios y consejos que recibas.

Y, ahora sí, escúchale y escúchate. ¿Verdad que tú también estás cansada? ¿Qué te gustaría (además de dormir)? Quizás:

-Atenuar la luz. Diversos estudios científicos muestran que cuando dormimos con la luz encendida pasamos más tiempo en la fase menos profunda del sueño y menos en las más profundas, interfiriendo así en nuestro descanso. Aunque los bebés tienen patrones distintos de sueño que los adultos, puede ayudarles a descansar mejor. Incluso en las crisis del crecimiento, muchas mamás comentan que las tomas son menos caóticas cuando van a dar el pecho a una habitación oscura.

-Minimizar los ruidos (algo bastante difícil cuando hay hermanos mayores). Háblales suave, no pierdas los papeles. Tampoco con tu pareja y viceversa. Os quedan muchas situaciones de este tipo a lo largo de la crianza, mejor ponerse las pilas para una buena coordinación. Los reproches van a empeorarlas.

Ojo también con el ruido blanco. A mí no me gusta mucho, creo que el factor miedo tiene mucho que ver y se ha descubierto que la exposición continuada puede afectar al sistema auditivo y la adquisición del lenguaje. Y si lo usáis que sea de baja frecuencia.

-Adelantar el momento del baño justo antes de la hora bruja. Un baño siempre relaja y si además se acompaña de un masaje, puede ser una buena fórmula. Si el siroco ya ha comenzado, mejor posponer el baño para el día siguiente.

-Poner una música relajante. A mis mandarinas les agradaba esta versión nana de grandes éxitos. Sobre todo la de Led Zeppelin.

-¡Ojo con los inciensos y olores! Puede que lo que a ti te resulte agradable para tu bebé sea demasiado intenso. Antes que con la vista tu peque aprende a identificar tu olor. Por eso siempre recomiendo evitar perfumes, y geles de baño. Nosotros lo utilizamos una o dos veces por semana, el resto de días solo con agua. Conozco un caso en el que el llanto del bebé cesó cuando la mamá dejo de usar su perfume.

-En estrecha relación a los olores está el tema de cogerles en brazos. Seguro que sintiéndote a ti cerca, tu aroma (aunque lleves dos días sin ducharte ;)), el sonido de tu corazón; tu temperatura corporal; tu respiración; se sentirá más cobijado. Puedes probar a portear, así podrás seguir con tu rutina mientras se duerme. Existen muchas opciones pero tienes que encontrar la que más se adapte a ambos. Lo mejor es ir a una tienda o reunión y que una especialista te asesore, que pruebes.

-Comprueba que no tenga exceso de ropa. Tenemos tendencia a arropar a los bebés mucho, mucho. Se suele decir que deberían llevar una capa más de ropa que los adultos, pero también he escuchado que la temperatura de bebé y mamá se sincronizan así puedes saber cuándo tiene frío o calor. Yo creo que es algo más relacionado con el instinto y observación. Además, los bebés que son porteados regulan su temperatura corporal.

Respira, puede ser agobiante. Quizás necesites una ducha. Si tienes pareja busca su apoyo y si no, pide ayuda a alguien de confianza. Te aseguro que pronto vas a ser una experta en toma de decisiones, puede que ya lo seas pero el postparto te va a hacer vivir en un tiempo distinto, muy sloooooow. Incluso si eres muy veloz tendrás la sensación opuesta. Créeme que lo estás haciendo bien. Piensa en tu bebé recién nacido y míralo ahora, con unas cuantas semanas más, ya se han rellenado las arruguitas de su piel, ¿a que ahora te parece que el tiempo vuela?

-Comparte tu experiencia con otras mamás que estén atravesando por lo mismo, con un grupo de lactancia, desahógate, infórmate. Encuentra tu tribu, aunque sea online, porque ella te va a garantizar equilibrio en muchos momentos apabullantes de la crianza.

-Sé flexible. Las rutinas ayudan pero cuando son tan pequeños es difícil seguirlas estrictamente. Es mejor fluir con ellos, marcando objetivos realistas para evitar estresarse. Cambian tan rápido que a veces esperamos que repitan los mismos comportamientos y de un día a otro van eliminando siestas, descubriendo acontecimientos de su entorno… Parece lógico porque pensamos en sus cambios como algo gradual cuando nos abstraemos, cuando estamos metidas en la rutina nos desconcierta que de repente ya no duerman esa siesta a media mañana, o se despierte antes de lo que esperábamos.

-No confundas con los cólicos del lactante.

En definitiva: Keep calm y confía en la lactancia materna.

Que la hora bruja no te haga destetar.

DSC_0079

Espero que te sea de utilidad porque es bastante difícil escuchar a tu bebé desesperarse y llorar durante la tarde y al principio de la noche. He recibido bastantes consultas últimamente, algunas de forma profesional y otras como mamá de dos niñas. Por ello me pareció interesante ofreceos esta información. Los sirocos del bebé son una fase más que termina pasando y es una pena que la lactancia materna se vea amenazada por ellas.

Me encantaría que pudieráis leer esto a tiempo, seguro que compartiendo podéis ayudar a alguna mamá reciente de vuestro entorno o anticipar con lo que pueden encontrarse.

Escrito por

Detrás de MamaJuana Banana está Ester López-Turrillo, Psicóloga terapeuta experta en crianza, con una amplia formación en perspectiva de género y feminismo, y experiencia laboral en el mundo de la infancia. Pero sobre todo, sobre todo... soy mamá de dos niñas, que me aportan el mayor de mis aprendizajes, con las que crezco personalmente cada día. La crianza con apego es mi estilo de vida, todo un reto porque implica vivir despacio en los tiempos que corren, respetar el ritmo que mis hijas marcan adaptándolo a mis rutinas. ¿Os suena? La crianza de los/as hijos/as aunque preciosa, no es sencilla. Nos enfrentamos a retos continuos y situaciones que nos ponen a prueba, a diario, continuamente. Y como mamá (o papá) no nos encontramos siempre con los recursos necesarios para afrontarlos. Por eso, déjame ayudarte. Además, como acompañante a la maternidad, estaré contigo en cualquier momento del maravilloso proceso de crear vida: preconcepción, embarazo, parto, postparto. Siempre desde el respeto a tus propias decisiones, con confianza, comprensión, sin juicios. Mi misión es proporcionarte información; acompañarte en la búsqueda de la confianza en ti misma, de tu autoestima; trabajar la relación de pareja; hacer de tu proceso un momento brillante, para que lo vivas de manera consciente, aquí y ahora; trabajar los cambios que se producen en la  pareja y/o familia ¿Conoces Método NACES? También lo aplico. Es un método basado en el hypnobirthing que consiste en prepararte para dar a luz trabajando desde el inconsciente, de tal manera que cuando llegue el momento tu cerebro identifique que ya lo has experimentado y recuerde que tú, que tu cuerpo y tu esencia estáis preparados y sabéis hacerlo. Además de empoderarte para el parto también aumentará la complicidad con tu pareja o acompañante si así lo decides. Podemos hacer sesiones individuales presenciales u online, sesiones grupales e incluso el día del alumbramiento. Los cambios forman parte de mi vida, lo que me hace crecer continuamente. Actualmente me encuentro en Ciudad Real, donde podemos vernos en persona si te interesa. Pero siempre, siempre, siempre puedes contar conmigo a través de las redes. Así, desde la intimidad de tu casa, o a través del smartphone podemos contactar, resolver dudas, trabajar juntas/os, conectar. Bien por videoconferencia, a través del correo electrónico o incluso a través de una llamada de teléfono. Escríbeme a info@mamajuanabanana.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s